Una de tantas “dating coaches” de nombre Mimi Tanner, cuyo blog leo -como parte de mi chamba- maneja un concepto que me gusta mucho, ella le llama “reversed ultimátum” o sea, ultimátum volteado o al revés. Se usa cuando ya no sabes qué hacer para que de el siguiente paso.

La idea me gusta porque los ultimatums son una especie de violencia, sobre todo en una relación de pareja: “o las cosas son como te estoy pidiendo o terminamos” ¡ZAZ! Y la otra persona se queda con una sola pregunta: ¿¿¿por??? A nadie le gusta sentirse forzado a tomar una decisión. Hay dos sopas: o  toma la decisión que  tú quieres que tome  (con un poco o un mucho de resentimiento) o bien le dices: “pues terminamos”. Creo que ninguno de los dos escenarios es lo que buscas.

En cambio, cuando la decisión es tomada por convicción, no hay resentimiento y nunca tendrás la duda del motivo por el que está contigo.

Dicho lo anterior, el ultimátum al revés o volteado consiste en darle una probada de lo que sería su vida sin ti, solo que sin decirle nada. ¿Te estoy sugiriendo que te desaparezcas como toda la bola de hombres que se van sin decir nada? ¡NO! Es algo mucho más sutil que eso.

Lo que se logra con un ultimátum al revés es que la imaginación del sujeto-en-cuestión haga el trabajo por ti, tú no tienes que decir nada ni hacer gran cosa, más bien DEJAS de hacer.

Es decir si tu pareja actual no quiere dar el siguiente paso (cualquier que este sea) y sientes que tu relación está estancada por falta de compromiso de parte suya, lo mejor que puedes hacer es empezar a caminar en sentido contrario. Caminar en sentido contrario implica estar menos presente, menos pendiente y menos disponible. Hacer planes con tus amigas, familia, e incluso amigos. Cortar las llamadas telefónicas pronto, dejar de ser tú quien le llama y empezar a tratarlo más como amigo que como pareja.

Esto lo que genera en la mente de un hombre es una ENORME curiosidad. Va a empezar a preguntarse qué está pasando contigo. Querrá saber a qué se debe el cambio, el distanciamiento y el hecho de que las cosas se estén enfriando. ¿Por qué ahora siempre estás ocupada? ¿por qué dejó de ser drama todo? ¿por qué ya no quieres tener conversaciones telefónicas interminables? ¿qué pasó con los mensajes que mandabas a mitad del día? Quizá no eran tan molestos, quizá alegraban sus mañanas, pero eran tantos o tan frecuentes que ya los daba por hecho…

¿Será que te cansaste de él? ¿Te cansaste de esperar? ¿lo dejaste de amar? ¿hay alguien más? Esta conducta nueva es muy sospechosa, mientras que no has hecho NADA, ha cambiado TODO. Ya no siente que te tiene en sus manos, ya no se siente dueño de tu tiempo y tus pensamientos. El no sentirte segura (y asumo que lleva un tiempo sintiéndote MUY segura) le causa cierta angustia y un golpe de adrenalina que para los hombres es maravilloso. Empiezas a ser otra vez un reto –recordemos que a los hombres les fascinan los retos -. Vuelve a ser divertido buscarte, perseguirte… se acuerda por qué le gustabas tanto cuando se conocieron.

Le da mucha curiosidad saber qué estás haciendo que es más importante que él y tu relación con él. Le empieza a dar temor estarte perdiendo, que ya no eres la de antes…

¿Te fijas como no has hecho ni dicho NADA? Y cuánto podrías lograr con esto… pude que no pase nada, en cuyo caso, no había mucho que hacer por ustedes. Lo más probable es que sí pase y que él quiera “recuperarte” recuperar a la mujer incondicional que siempre tenía tiempo para él.

Aquí lo importante es que cuando te pregunté qué te pasa no te vayas directo al reclamo y a decirle que no estás contenta con como están las cosas. No hagas “lo que sientes” porque “lo que sientes” casi nunca te lleva a ningún lado. De muy buena gana haz lo que hacen ellos: Di que todo está bien, pero que estás muy ocupada.

Muy dentro de él, sabrá que lo que está pasando y que ese cambio se debe a que no estás recibiendo lo que quieres. Le quedará muy claro que la forma de hacerlo será dar el siguiente paso (sea darte un anillo, vivir juntos, presentarte a su familia, etc. para cada pareja el siguiente paso es distinto) y comprometerse un poco más.

Ahora ya sabes que hacer para que de el siguiente paso.